5 destinos para viajar cerca de la CDMX

Si aún no tiene planes para estas vacaciones, te recomendamos cinco destinos para viajar cerca de la Ciudad de México.

Puebla

El mole, los chiles en nogada y los dulces son estandartes de su gastronomía y símbolo nacional. Aquí vivió Catalina de San Juan, se libró la batalla del 5 de mayo y se respira la riqueza de sus fachadas recubiertas de Talavera. Podrás asombrarte con el Volcán Popocatépetl, dar una excursión a las cascadas de Tulimán, recorrer los fuertes de Loreto y Guadalupe, o el jardín botánico Helia Bravo Hollis. También las joyas artísticas del Centro como la Capilla del Rosario o la Biblioteca Palafoxina.

Taxco

Conocida como la Ciudad Luz, es famosa por su plata: anillos, colgantes, jarras, platos, aretes, ceniceros; como por la arquitectura virreinal que se aprecia en el Templo de Santa Prisca, una iglesia de más de 250 años de antigüedad. A las afueras de Taxco, también están Las Pozas Azules de Atzla; alberquitas naturales de color turquesa y cristalino. O las grutas de Cacahuamilpan; cavernas en las que la tribu de los chontales —posteriores a los Olmecas— daban culto a los dioses.

Malinalco

Dotada con un insólito santuario prehispánico y un exconvento decorado con pinturas murales hechas por manos indígenas, este pueblo mágico cuenta con el Santuario de los Guerreros Águila y Jaguar, que se compara al templo de Abu Simbel en Egipto por estar tallado en la misma roca. Puedes disfrutar también de buenos restaurantes, un criadero de truchas y el famoso tianguis que se monta cada miércoles.

San Miguel Regla

Si vas al estado de Hidalgo, San Miguel Regla es una gran opción. La ex Hacienda de San Antonio, donde podrás hacer deportes extremos como esquí, remo, kayak y pesca deportiva, es el punto de partido a los Prismas Basálticos. Estas formaciones de piedra están bañadas por la caída de una cascada y son una de las 14 maravillas de México. También está el famoso Museo de los Duendes, el bosque de las truchas en la que puedes cazar y comerte algunas de ellas, además de la Peña del Aire —un enorme cañón que divide Hidalgo y Veracruz.

Real del Monte

Su estilo colonial y calles empedradas enamoran el alma. Les recomendamos darse una vuelta por el Panteón Ingles. Este camposanto fue fundado por los primeros pobladores que urbanizaron la zona: todos ingleses. La entrada es gratis y se requiere de gran físico, ya que está en lo más alto del pueblo. ¿Un poco más de aventura? Adéntrense en las entrañas de la Mina de Acosta. El pueblo, dedicado a la actividad minera, aún conserva sus raíces. 

Image: