Aprender fuera del salón de clases

Las aulas han dejado de ser el único lugar para aprender. Una especialista nos da más opciones para la enseñanza fuera de ellas.

Como docentes se recomienda que:

1. Aprovechen al máximo los espacios y recursos que las escuelas y el entorno les ofrecen, como jardines, parques y museos. Por ejemplo: acudir al planetario para complementar las clases de geografía y de esta manera el docente se apoye de las exposiciones del museo para hacer más atractiva su clase.

2. Ofrezcan a los alumnos sentido y significado de lo que se aprende, con el fin de que pueda ser aprovechable en la vida cotidiana. Generando experiencias vivenciales a partir de los intereses de los y las alumnas para favorecer el aprendizaje significativo.

3. Diseñen situaciones didácticas que reflejen una interpretación del mundo paralelo a las circunstancias que los aproximen a la realidad. Por ejemplo, hacer una visita al supermercado con la intención de que los niños realicen compras y repliquen los conocimientos matemáticos aprendidos en el aula.

4. Fungir como mediadores que guíen la actividad que construya el aprendizaje y a su vez propicie las condiciones para que cada uno de los las alumnos aprenda. Por ejemplo, solicitar que se brinde el acompañamiento del cuerpo de bomberos de la comunidad para realizar una explicación de su labor y así abordar el tema de los oficios.

5. Adecuen sus actividades a las herramientas, materiales y espacios que la escuela les pueda proporcionar con la finalidad de aprender a aprender. Como docente formas parte de la inspiración de muchos alumnos que están construyendo su futuro día a día con tu entrega y dedicación.

Alynn García Psicóloga de Preescolar del Instituto Juventud del Estado de México.

Contacto: [email protected]

Image: