La empatía a través de las páginas de cuentos e historias

Leer amplía los horizontes geográficos y temporales pero, ante todo, traspasa los límites de nuestros marcos mentales ayudándonos a generar mayor empatía y comprensión.

Debido a que invita a la reflexión, leer ejercita nuestra capacidad de mirar y entender el mundo a través de otros. Por eso, es un excelente medio para conocer culturas, maneras de pensar y puntos de vista.

Un buen libro, atrapa al lector entre sus páginas, lo enamora de sus personajes, da ganas de vivir tanto la propia vida como la de otros y, nos prepara para no aprehenderlos como distintos a nosotros sino como nuestros semejantes. Así, un buen libro es un puente que une a la humanidad en la intimidad de las palabras; en las voces que, narradas, finalmente son escuchadas.

Los especialistas aseguran que la lectura aviva regiones del cerebro ligadas con la memoria, la creatividad, las emociones y las experiencias pasadas. Por eso, leer es sentir, recordar y sentirse más humano pues, como aseguró Cicerón, “un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma”. Descubre tres libros de Ediciones Castillo enfocados que tienen como meta la generación de lazos de empatía:

Palabras en mi maleta

A veces, la única opción entre la vida o la muerte es abandonar el hogar y migrar a otro sitio. En esta historia podemos conocer la vida de muchos migrantes en el mundo y comprender el dolor que cargan consigo al pensar en todo lo que tuvieron que dejar atrás.

Travesías en la Ciudad 

Los viajeros de este libro transitan por la ciudad utilizando los medios de transporte disponibles y demuestran que éstos ayudan a llegar a puntos de encuentro donde la vida de los habitantes se conjuga para descubrir un camino propio. Este cuento reflexiona sobre la movilidad como medio principal para alcanzar la armonía.

Si mi Luna fuera tu Sol

El abuelo de Max se mudó a un asilo y esto fue para el chico un momento terrible. Todo cambió cuando descubrió la manera de mantenerse cerca de su abuelito gracias a una enfermera que le reveló en secreto el código para abrir las puertas del asilo de forma automática.  Esta conmovedora historia narra la relación entre abuelos y nietos, y el autorreconocimiento.

Image: