Alfabetización digital, ¿para qué?

La tecnología digital transforma nuestro entorno a un ritmo constante y acelerado. Influye en todos los ámbitos incluyendo la educación. Por eso, los sistemas educativos se adaptan a este contexto incorporando computadoras, tablets e internet como herramienta en la docencia y en la gestión educativa; a la vez están preparando a las nuevas generaciones para el aprovechamiento adecuado de este tipo de herramientas en las diversas esferas de la vida. En este sentido la alfabetización digital se hace presente.

Beneficios de la alfabetización digital

La alfabetización digital está orientada a la formación de usuarios responsables e inteligentes de las aplicaciones de la tecnología. No obstante, en años recientes esta formación se ha llevado hacia la comprensión de cómo se desarrolla y construye la tecnología para que los alumnos mismos se vuelvan agentes creativos del mundo digital, y no solamente consumidores. Así, una necesidad de las instituciones educativas es además de enseñar ciencias de la computación, desarrollar el pensamiento computacional y promover la programación.

Evolución de la alfabetización digital

Desde la década de 1970 existe la idea de enseñar a programar. Por supuesto, en ese entonces se hacía de acuerdo con los lenguajes computacionales asequibles de la época. A lo largo de esa década, Inglaterra fue uno de los países más avanzados en la promoción de la tecnología en la educación. A él le siguió Sudáfrica que, en 1981, a través de la política nacional Micromputers for Schools se enfocó en la enseñanza del lenguaje computacional LOGO para que los niños aprendieran matemáticas desde un contexto lúdico y de razonamiento lógico requerido para programar una computadora.

Hacia 1990 el enfoque giró hacia el uso de las computadoras y el Internet como apoyo a la enseñanza y el aprendizaje de manera transversal en el currículum escolar. No obstante, a partir del cambio de siglo se comprendió que el pensamiento computacional debía considerarse una habilidad central necesaria para el desempeño de los alumnos en su entorno social y, posteriormente, profesional. Por eso, en años recientes, numerosos países han añadido como centro de sus cursos de informática la enseñanza de ciencias de la computación.

Por: Mtra. Paulina Sánchez para Ediciones Castillo