¿Cómo fortalecer conocimientos y habilidades en Español y Matemáticas?

Las asignaturas de español y matemáticas aparentan ser muy diferentes, en realidad están interconectadas. Lo que es más, “el lenguaje desempeña un papel importante en el aprendizaje del significado de los números,” según Susan Goldin-Meadow, psicóloga de la Universidad de Chicago.

El lenguaje da forma al modo en que los alumnos aprenden los conceptos matemáticos. Así, a través de la relación entre palabras, los estudiantes comprenden por qué el concepto de “diez” es más que “nueve” y menos que “once”. Además el lenguaje permite expresar necesidades y deseos, desarrollar la capacidad de organizar y estructurar mentalmente la información. Esto tiene relación directa con la organización numérica y matemática del mundo.

Lo más conveniente es estimular las habilidades de español y matemáticas en conjunto; sin embargo, existen ejercicios y actividades específicos para cada asignatura.

Sugerencias para fortalecer las habilidades en español

Entre las prácticas más comunes para el desarrollo y fortalecimiento de las habilidades del lenguaje, están los juegos de articulación labial, onomatopeyas y gestos. También es importante fomentar la expresión oral mediante el trabajo con los campos semánticos para conjuntar conceptos y vocabulario además de dar sentido a la información; y realizar trabajo de asociación entre estímulos sensoriales (imágenes, sonidos, tacto, sabores) y palabras.

Por supuesto, la lectura en el aula y fuera de ella es una herramienta clave para ampliar el vocabulario, mejorar la ortografía, promover la resolución de problemas y estimular la capacidad de abstracción.

Sugerencias para fortalecer las habilidades matemáticas

Según una reseña científica publicada en Frontiers in Psychology, enseñar a los niños y adolescentes a jugar al ajedrez estimula ciertas funciones mentales relacionadas con habilidades matemáticas tales como la comprensión de problemas, la capacidad de análisis y el razonamiento inductivo. Introducir este juego a las actividades escolares, en los horarios de recreo o incluso como taller extracurricular es una opción ideal.

La música es otra de las áreas de aprendizaje directamente relacionadas con el desarrollo de habilidades matemáticas. Leibniz describía la música como “un ejercicio inconsciente en la aritmética” refiriéndose a que los intérpretes cuentan los tiempos de un compás al estudiar una obra aunque al dominarla, ya no cuenten de manera consciente y dejen fluir el arte de la música.

No solamente son los compases los que se definen numéricamente en la música; también están las octavas, el pentagrama, los decibeles, los semitonos e incluso lo horizontal y lo vertical de la textura musical. Por eso, introducir a los estudiantes en el mundo de la música les abre el camino para la comprensión del universo de las matemáticas.

Por: Mtra. Paulina Sánchez para Ediciones Castillo