Habilidades para la vida

La educación basada en habilidades para la vida es una realidad. Existe gran diversidad de aproximaciones, enfoques y metodologías aplicadas que sustenta su relevancia en la formación de niños y jóvenes. De hecho, dado el sinnúmero de experiencias encontradas en materia de prevención de deserción escolar, de adicciones y de violencia, entre otras; varios organismos internacionales han reconocido este enfoque en la educación básica formal, por lo que es muy importante conocerlas, integrarlas y aplicarlas en los espacios educativos.

Asegurar la formación de alumnos sanos, productivos y felices equipados con las herramientas necesarias para tomar gradualmente su vida en sus manos y trabajar en construir un mundo mejor, requiere de un esfuerzo conjunto, que solo es posible si se incorpora la educación basada en habilidades para la vida.

En este sentido, la serie Habilidades para la vida promueve el desarrollo humano por medio de procesos cognitivos, emocionales y sociales como: el autoconocimiento, la expresión de emociones, la comunicación asertiva, la empatía, la solución de problemas a través de la toma de decisiones responsable, la organización, planeación y creatividad. Estas habilidades están presentes en temáticas de salud y prevención de enfermedades, nutrición y prevención de adicciones; así como en temas sociales: ciudadanía y valores, prevención de violencia y acoso escolar.

Un programa de habilidades para la vida facilita la interacción sana de las niñas y los niños con su entorno como parte de un proceso formativo.

Por: Dra. Martha Givaudan

 

Organización Mundial de la Salud (OMS) (1997b). Life Skills Education for Children and Adolescents in Schools. Programme on Mental Health. Ginebra.