¿Ayuda la buena ortografía?

La ortografía permite cimentar una conexión entre sonidos y palabras, entre los pensamientos y su exposición en medios escritos. La necesidad de ponerla en práctica no solamente radica en la estética del texto sino en la conexión entre la idea del emisor y la comprensión del receptor, así como en la seguridad del individuo que intenta darse a entender en un mundo con una gran multiplicidad de puntos de vista, formas de pensar y maneras de hablar.

¡Buena ortografía… más vocabulario!

Un alumno con mala ortografía tiene un lenguaje más reducido precisamente por la imposibilidad para transmitir ideas con expresiones variadas y de manera legible. Por ello, una buena ortografía es determinante para el dominio del lenguaje y tener una comunicación asertiva.

La buena ortografía causa una buena impresión

Es más que sabido que la ortografía se relaciona directamente con la imagen que se presenta a otros. Los alumnos que presentan exámenes de ingreso a colegios, solicitan becas o exponen sus pensamientos ante otros compañeros y sus profesores muestran mucha más seguridad, claridad de pensamiento y madurez cuando tienen una buena ortografía.

Escribir bien da rienda suelta a la imaginación

Cuando un escritor se detiene constantemente a pensar en cómo se deletrean las palabas que escribe, interrumpe su flujo de pensamiento. Esto, a su vez, distrae su pensamiento de aquello que desean expresar. Pero cuando la buena ortografía está presente se puede elegir entre un abanico de palabras y sus múltiples formas de acomodarlas en frases que comuniquen con exactitud aquello que desean decir. Por el contrario, una ortografía pobre empuja a los estudiantes a utilizar únicamente palabras “seguras” que saben que escriben correctamente; fomentar la buena ortografía permite desarrollar la imaginación y acercarse a nuevos mundos.

La buena ortografía y las relaciones interpersonales

Tener buena ortografía en esta era de la tecnología, en la que la mayoría de los adolescentes se comunican a la distancia, permite: evitar malos entendidos, reduce confusiones y previene malas interpretaciones. De hecho, los medios electrónicos disimulan la inseguridad de las personas con mala ortografía pues sustituyen el uso de la palabra con emoticones, símbolos y abreviaturas. No obstante, los estudiantes participan en conversaciones más diversas y enriquecedoras en medios electrónicos cuando sus habilidades del lenguaje son tales que les permiten incluso demostrar seguridad detrás de la pantalla.

Lectura y ortografía: interconexión

La lectura en los estudiantes ayuda a que amplíen su vocabulario y mejoren la manera de expresarse al quedar expuestos de manera repetida a las palabras escritas; la ortografía invita a niños y jóvenes a leer más. Tener buena ortografía permite leer de manera fluida pues el hecho de poder leer palabras “a primera vista”, es decir, de manera automática, depende de la capacidad de organizar las letras y sus combinaciones adecuadamente.

¿Usted cómo promueve la buena ortografía en sus alumnos?

Por: Mtra. Paulina Sánchez para Ediciones Castillo